Lunes, 23 de Mayo de 2022 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Camino Roldán / Subdirectora general de Servicios Sociosanitarios del Grupo Eulen

‘Es un momento crucial para los cuidados y hay que diseñar estratégicas de futuro para definir los modelos de atención’

Camino Roldán ya está al frente de la Subdirección de Servicios Sociales del Grupo Eulen. La nueva responsable de este área, que sustituye a Natalia Roldán en el cargo, repasa los temas más relevantes en la actualidad del sector: la revisión de los sistemas domiciliario y residencial, el uso de la tecnología en los cuidados o la repercusión de la pandemia

Horacio R. Maseda 27-12-2021

COMPARTIR
PREGUNTA.- Acaba de ser elegida como subdirectora general de Servicios Sociosanitarios del Grupo Eulen. Entre sus responsabilidades está el desarrollo y comercialización de los servicios de la entidad en el territorio nacional. En este aspecto, ¿cuáles serán sus prioridades a corto plazo?

RESPUESTA.- Entre mis prioridades, la más inmediata, y en la que me encuentro inmersa actualmente, es conocer las diferencias de enfoques autonómicos existentes en todo el territorio nacional.

La transferencia de competencias existentes en materia de servicios sociales y nuestro posicionamiento territorial me están permitiendo obtener una visión muy amplia, tan enriquecedora como heterogénea, sobre las diferentes maneras de implantar y desarrollar la cartera de servicios sociales en nuestro país. 

Hasta la fecha, mi responsabilidad ya conllevaba el desarrollo y la gestión en las comunidades de Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura, y esta nueva posición me permite disponer de un horizonte mayor.
De forma paralela, este primer paso lo compagino con el conocimiento de los equipos, motor y pilar fundamental en nuestra compañía.

Todo ello, me va a permitir mapear las zonas conociendo las necesidades y casuísticas de cada una de ellas con el objetivo de dar respuesta y aportar lo que sea preciso en cada momento y lugar.

P.- Antes de la pandemia, su anterior en el cargo, Natalia Roldán, se quejaba de que la atención sociosanitaria no estaba en la agenda política, como sí ocurría con otras cuestiones como las pensiones, por ejemplo. La Covid-19 parece haber ‘solucionado’ este problema, pero ¿qué pasos se deben dar ahora desde el espacio político para mejorar la situación del sector?

R.- Creo que estamos en un momento crucial para los cuidados en España. Hay que diseñar estratégicas de futuro para definir los diferentes modelos de atención. 

Parece que, actualmente, la atención sociosanitaria sí tiene un papel protagonista en las agendas políticas, pero lo importante es trabajar para que no se quede en el tintero. Estamos en un punto de no retorno para avanzar en los modelos de cuidado del futuro. Las circunstancias de las personas son cambiantes, por lo que hay que definir modelos que permitan adaptarse y dar los apoyos necesarios en cada momento del ciclo vital, incluyendo el final de vida. Pero todo ello, debe estar acompasado de la financiación necesaria para poder crear modelos eficientes, de calidad y sostenibles.

Para avanzar hay que contar con el compromiso y la colaboración de todos los agentes sociales implicados. Los cuidados de larga duración son un reto que tenemos la sociedad, en su conjunto: lo que construyamos ahora, en el presente, es lo que viviremos y tendremos para nuestro futuro.

P.- La Covid-19 ha afectado tanto al propio concepto residencial como al modelo de atención domiciliaria. El consenso está en que hace falta una revisión de ambos pero, ¿en qué dirección?

R.- En dirección a la persona. Se deben revisar los modelos de atención para ir hacia un sistema más eficiente, sostenible y suficientemente financiado, pero en el que tengamos como idea central que atendemos a personas con necesidades de cuidados en constante cambio. Es difícil imaginar un único modelo para un colectivo tan heterogéneo, por ello, debemos lograr que las personas accedan y ‘consuman’, en su itinerario de cuidados, los recursos más acordes a la situación del momento. 

Si partimos de la base de que los planes de atención son dinámicos, nos esforzaremos en diseñar modelos integrados en los que se eviten la estanqueidad actual y se logre la interconexión entre ellos. El sistema debe estar a disposición de los ciudadanos y, a día de hoy, ese enfoque está invertido. 

Uno de los grandes potenciales para llevar a cabo un planteamiento de modelo realista, eficaz y de calidad es la colaboración público-privada. A través de ella se deben generar las mayores y mejores opciones de elección para las personas.

P.- De la misma manera, la crisis sanitaria ha repercutido con dureza en el sector, tanto a nivel económico como humano. ¿Cómo le ha afectado a Eulen Sociosanitarios?

R.- La pandemia nos ha hecho ser mucho más conscientes, si cabe, de la profesionalidad, vocación, humanidad, compromiso e involucración de todos los equipos de profesionales que han estado ‘en primera línea’ y que, en ningún momento, han dejado de atender y cuidar a las personas más vulnerables de nuestra sociedad. 

Desde el principio de la pandemia, fuimos muy conscientes de que era el momento de estar actuando con responsabilidad, facilitando y apoyando en todo lo necesario para poder adaptar la atención de los servicios a las nuevas circunstancias. Pusimos a disposición de las personas trabajadoras medidas de acompañamiento y apoyo tales como una línea de atención de apoyo y orientación psicológica, formación adicional, nuevos protocolos y procedimientos de trabajo, nuestro Comité de Ética Asistencial… además de incrementar la dotación y la variedad de equipos de protección y reforzar las plantillas de los servicios. Es decir, el esfuerzo económico y humano fue colosal e incuestionable. Es más, parte de las medidas desarrolladas han quedado implementadas tras comprobar el alto impacto en los equipos de los servicios. Esfuerzos que nos gustarían fueran compartidos con las Administraciones en ese clima de colaboración público-privado.

Pero, en cualquier caso, si he de destacar algo de lo que nos ha quedado es el crecimiento de nuestro orgullo de pertenencia que se ha visto incrementado a través de ese gran trabajo y esa encomiable dedicación mostrada en situación tan compleja por los equipos de atención directa.

P.- ¿Cómo encajan los actuales centros residenciales privados si, cada vez más, el objetivo prioritario es pasar el mayor tiempo posible en casa?

R.- La prioridad son las personas y sus necesidades, las cuales son cambiantes, por lo que debemos ir hacia un sistema de atención a la dependencia flexible, adaptable y ágil, con el objetivo de poder dar respuesta inmediata con los recursos más adecuados a cada momento. 

Es muy importante definir un itinerario de los cuidados potencialmente individualizable e intentar mantener a las personas en su entorno, por lo que estamos abocados a reforzar los recursos domiciliarios e intentar evitar institucionalizaciones no necesarias. 

Ahora bien, la permanencia en el domicilio no siempre es posible, puesto que las personas, según las atenciones precisadas y sus circunstancias de vida, llegan a requerir de un cuidado diferente y necesitan de una atención interdisciplinar que a nivel domiciliario sería muy difícil de poder abordar, además de costoso. Es por ello que el recurso residencial cubre ese espacio tan necesario, llegado el caso, por no hablar de que las residencias son también una opción de convivencia que el sistema debe generar para ofrecer alternativas de libre elección.

P- En el sector sociosanitario cada vez se apuesta más por mejorar la tecnología de sus servicios y soluciones. ¿Cómo es la visión de Eulen en este sentido?

R.- Eulen Sociosanitarios apuesta por aquellas soluciones tecnológicas que impliquen una clara mejora en los procesos y en la prestación de los servicios, aportando valor añadido a las personas usuarias, las familias, las personas trabajadoras, las entidades gestoras y las propias Administraciones públicas. 

La incursión de la tecnología en el ámbito de lo social sigue teniendo aún mucho recorrido, pero muchas de las bondades que conllevan, como son el acceso a la información, el tratamiento y análisis de datos, el manejo de protocolos, la agilidad en la gestión de respuestas, la propia innovación en si misma que aporta, pierden valor si no pensamos en las personas.

No hay que olvidar que la tecnología es un medio para conseguir un fin. Nuestro objetivo principal es la atención y el cuidado de las personas más vulnerables de la sociedad, ya sean mayores, menores, personas sin hogar, mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, etcétera. Es por todo eso que entendemos que las soluciones tecnológicas se deben adaptar a los diferentes recursos, así como a los diferentes perfiles de personas que atendemos, y eso, a veces, no es tan fácil. 

Otra de las valoraciones que no debemos olvidar es el coste que conllevan, sobre todo, en los procesos de implantación y actualización, por lo que cuando hablamos de revisar e incrementar la financiación del sistema, apostar por la tecnificación, requerirá de una mayor inversión.

P.- Según los datos que figuran en su web, las ventas anuales de Eulen Sociosanitarios son cercanas a los 127 millones, la entidad atiende a algo más de 106.000 personas y cuenta con más de 5.660 empleados [aunque las cifras que aportó Natalia Roldán en una entrevista de 2018 son superiores: con 160.000 personas atendidas y 6.500 profesionales]. Tras el paso de lo más duro de la pandemia, ¿qué expectativas de crecimiento tienen para el próximo año?

R.- El año 2022 parece que no va a ser un año fácil, pero lo que sí tenemos claro es que nuestra expectativa de crecimiento va encaminada a generar servicios sostenibles que aseguren la calidad y la permanencia en el sector. Ese es nuestro compromiso. 

Apostar por ello se traduce en garantizar la mejora constante de los servicios, la continuidad de generación de empleo, la mayor y mejor especialización de los recursos de atención y, por supuesto, nuestra absoluta disposición y colaboración para seguir trabajando por lograr un sistema de cuidados mejor.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal