Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:32:23Martes, 18 de Junio de 2019
Atrás

La despoblación que marchita España

El país lidera un puesto que no es nada honorífico. Es el menos habitado del sur de Europa y el 53% del territorio está en grave riesgo de quedarse vacío. Se agiliza el mecanismo para dar marcha atrás a un reto demográfico descomunal

Emma Vicente EM 12-11-2018

COMPARTIR

El mapa del estudio ‘Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa o SESPAs y la Política de Cohesión 2021-2027’ muestra que la Serranía Celtibérica es el mayor desierto demográfico por despoblación de la UE. / INSTITUTO SERRANÍA CELTIBÉRICA

Hagan este experimento. Cojan un periódico cualquiera. Les apuesto a que no habrán pasado de la portada y ya habrán leído, al menos una vez, alguna de estas palabras: envejecimiento, natalidad, reto demográfico o despoblación. Eso evidencia el lugar tan destacado que estos asuntos han cobrado en los medios, reflejo, sin duda, de lo que articula la agenda política.

Se da la paradoja de que actualmente conviven dos fenómenos extraordinarios: la gran conquista social de ser más longevos, pero que conlleva un envejecimiento acusado de la población; y unos bajísimos niveles de natalidad que han derivado en una pirámide poblacional invertida.

Y es que cada año que pasa, la esperanza de vida se incrementa 2,5 meses. Según datos del INE, en 2016, la expectativa vital al nacer era de 85,8 años para las mujeres y 80,3, en el caso de los hombres. Sin embargo, esta buena noticia plantea el reto social de afrontar ese envejecimiento sobre el que incide una tasa de natalidad tremendamente baja. En 2017, según datos también del INE, ya hubo más defunciones que nacimientos, con un saldo negativo de 35.245 personas. La tasa de fertilidad era de 1,31 hijos por mujer, lejos de los 2,1 hijos necesarios para garantizar el relevo generacional. Y además de todo esto, se pierde población.

A todo esto añadimos que, en busca de mejores expectativas de vida, muchos jóvenes, y no tan jóvenes, emigran a otros países para explorar nuevos horizontes donde desarrollar sus capacidades y talentos. Este éxodo se agudiza si hablamos del ámbito rural.

LOS NÚMEROS LO DICEN TODO

El mapa del estudio ‘Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa o SESPAs y la Política de Cohesión 2021-2027’, realizado por la investigadora María Pilar Burillo, y promovido por el Instituto Serranía Celtibérica, –que fue presentado recientemente al vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Valcárcel,– visibiliza una alarmante realidad: en el 53% del territorio solo vive el 5% de los habitantes. Este vacío otorga a España un triste título: es el país más despoblado del sur de Europa.

¿Sabían que el 90% de la población, más de 42 millones de personas, se concentran en 1.500 municipios que ocupan solo el 30% de la superficie del país; mientras que el 10% restante, algo más de 4,6 millones, se extiende por casi el 70% de nuestro territorio, con una densidad media que apenas supera los 14 habitantes por kilómetro cuadrado? Este dato tan elocuente, y que retrata la gravedad del problema, fue explicado, recientemente, por la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, Isaura Leal, ante la Comisión Especial del Senado para la Evolución Demográfica en España. Y además, incorporó la variable de no reemplazo generacional. “En España, hay 1,2 mayores de 65 años por cada menor de 15. En 4.800 municipios –más de la mitad–, ese índice de envejecimiento supera ya los dos mayores por cada menor de 15 años. En casi 3.000 municipios hay cuatro mayores de 65 años por cada menor de 15. Y en 1.039 municipios españoles, la relación se eleva a 12 mayores de 65 años por cada menor de 15”.

Como ejemplo ilustrativo, la comisionada indicó, además, que “si hace años un abuelo iba al parque con varios nietos, hoy, un nieto va con sus cuatro abuelos. Incluso, en 1.000 municipios, ese niño puede ir al parque con sus cuatro abuelos y sus ocho bisabuelos. Y eso en el mejor de los casos, porque también hay más de 1.000 municipios sin menores de cinco años, y en casi 400 pueblos tampoco hay menores de 15 años”. Ahí quedan los datos.

PROLEGÓMENOS

En enero de 2017, la Conferencia de Presidentes acordó impulsar medidas específicas para hacer frente a los desafíos demográficos. Se consensuó la elaboración y el desarrollo de una Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico, de naturaleza global y transversal, una respuesta de futuro al progresivo envejecimiento, a la despoblación y a los efectos de la población flotante.

Superado el plazo inicial de 2017 sin dicha estrategia, el nuevo Gobierno agiliza el paso para disponer en la primavera próxima de este documento, con la anuencia de todas las administraciones, en cuyo eje central se sitúan las personas y con el objetivo de combatir la desigualdad entre los ámbitos rural y urbano.

Y es que el reto demográfico es, para la comisionada, una cuestión de igualdad de derechos: “Los ciudadanos, en cualquier pueblo o ciudad, en el interior o en la costa, sean jóvenes o mayores, tienen que tener la seguridad de que la prestación de servicios, adaptada al territorio, no los va a discriminar por el lugar en el que viven”, subraya.

Isaura Leal, en su comparecencia ante la Comisión Especial del Senado para la Evolución Demográfica, marcó algunas de las líneas que vertebrarán este texto. El medio rural puede y debe considerarse como espacio capaz de generar empleo de calidad. Uno de los primeros objetivos, por tanto, será cumplir con la Agenda Digital Europea y extender la cobertura de banda ancha digital de 30 megas por segundo a todos los ciudadanos, vivan donde vivan. Junto a la accesibilidad virtual, la comisionada ve necesario que se garantice la movilidad adaptada a las características de la población y del territorio, “prestando una atención especial a los colectivos sociales que, por edad, condiciones físicas o situación socioeconómica, no pueden acceder al uso de vehículo privado”. La cultura, la escuela y la formación deben ser claves. Ve necesario, para ello, “generar alianzas formativas y de investigación entre las universidades y el mundo rural”.

La demografía, según Isaura Leal, debe constituirse en elemento transversal al conjunto de políticas sectoriales. “Con todos los ministerios, trabajaremos de forma coordinada para que las políticas públicas puedan incidir en las medidas para abordar el reto demográfico, en infraestructuras, transporte, vivienda, seguridad, el acceso generalizado a Internet, el impulso de actividades productivas vinculadas a la industria, el comercio o el turismo, todas ellas cuestiones de especial importancia, sin olvidar el acceso y la buena calidad de los servicios públicos a la población de las zonas rurales”, concluyó la comisionada.

MÚLTIPLES CITAS SOBRE DESPOBLACIÓN

Además de la Comisión Especial del Senado para la Evolución Demográfica en España, en octubre tuvo lugar un gran acontecimiento: la presentación del Foro Nacional de Despoblación, una plataforma que toma impulso para hacer viable disponer de una Estrategia frente al Reto Demográfico el año próximo.

Pero octubre también celebró otras citas de relieve sobre este asunto. Así, el pueblo palentino de Aguilar de Campoo acogió el III Congreso Nacional de Despoblación en el medio rural, en el que más de 40 expertos afrontaron el reto de buscar nuevas fórmulas que frenen los problemas demográficos, de dispersión y envejecimiento que afectan a muchas comarcas de la geografía peninsular.

Durante el acto de apertura, Ángeles Armisén, presidenta de la Diputación de Palencia, entidad coorganizadora del encuentro, apostó “por el desarrollo sostenible, pero también precisamos un nuevo marco de financiación autonómica y local que tenga en cuenta las señas de identidad de las zonas más despobladas”.

Isaura Leal, que también intervino en el congreso, reiteró la necesidad de tomar medidas urgentes. “Los diagnósticos son compartidos, ahora nos toca también compartir el consenso necesario de todas las fuerzas políticas y de todos los niveles de gobierno. Tenemos por delante un gran reto. Nuestro éxito como sociedad –añadió– exige la necesidad de prestar servicios en condiciones de igualdad a todos los ciudadanos”.

Y también en octubre, en la Unión Europea (UE) se habló de este asunto. Enmarcado en la Semana Europea de las Regiones, a mediados del pasado mes, Bruselas tuvo su cita anual con funcionarios y expertos que ponen en común buenas prácticas y conocimientos en el desarrollo regional y urbano. Este evento permite comunicar a nivel político sobre la evolución de la política de cohesión, ya que sensibiliza a los responsables de la toma de decisiones de la importancia de las regiones y ciudades en el proceso político de la UE.

También intervino en este foro internacional la red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (en inglés, Southern Sparsely Populated Areas, SSPA), que está desarrollando una muy importante labor para transmitir internacionalmente la situación en España, la ‘demotanasia’ que dicen algunos, un término acuñado por la investigadora María Pilar Burillo para referirse al fenómeno por el que, "debido a acciones políticas u omisión de las mismas, se provoca la desaparición de la población de un territorio".

PROPUESTAS DE CAMBIO
Muchas son las entidades civiles que ya se están organizando para poner sobre la mesa los pasos a seguir de un modo inmediato. Incluso algunas han realizado un trabajo de campo muy útil para ser aprovechado por el Gobierno en ese camino de crear una Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico.

Ejemplos de ese trayecto ya recorrido están sobre la mesa de la comisionada. Es el caso de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que el pasado 22 de octubre, algunos de sus miembros se reunieron con la comisionada Isaura Leal, para hacerle llegar un documento que recoge las 79 medidas planteadas por esta entidad para “poblar la despoblación”. Esta delegación, encabezada por el secretario general de la federación, Carlos Daniel Casares, cuenta con representación de las principales áreas con baja población de España. Así, figuran los presidentes y presidentas de las diputaciones de Zaragoza, Soria, Cáceres, Huesca, Salamanca, Cuenca, Jaén, Pontevedra y Palencia; y los alcaldes y alcaldesas de los municipios de Baños de Ebro/Mañueta (Araba/Álava), Celadas (Teruel), A Cañiza (Pontevedra) y Camprovín (La Rioja). Las 79 propuestas de la FEMP surgen del debate interno en el seno de la Comisión de Despoblación, y lo consideran un punto de partida para la interlocución con el Gobierno, las comunidades autónomas y la sociedad civil. Las medidas recogidas se estructuran en base a dos escalas básicas: Mesa Estatal Contra la Despoblación, que se encargará de impulsar medidas marco estatales; y los Grupos de Trabajo Regionales contra la Despoblación, que velarán por la aplicación de las medidas estatales marco en sus territorios y de implementarlas con otras específicas que ‘personalicen’ esta lucha a las características y singularidades de sus respectivas autonomías.

A priori, el texto señala siete áreas principales sobre las que ordenar las medidas que se plantean: Medidas institucionales, financiación y modelo territorial; Economía y empleo; Servicios públicos; Infraestructuras, comunicaciones y transporte; Vivienda; Cultura, identidad y comunicación; e Incentivos demográficos.

Pero no solo las entidades locales han movido ficha. También las comunidades autónomas más afectadas han entrado en acción. En octubre de 2013, a iniciativa de los Gobiernos de Galicia, Castilla y León y Aragón, surge el Foro de Regiones Españolas con Desafíos Demográficos (FREDD), a los que sumarían cuatro meses después los de Castilla-La Mancha y Extremadura. Finalmente, en febrero de 2016 se incorporan los ejecutivos de Cantabria y La Rioja. El Foro de Regiones con Desafíos Demográficos surge para atender de forma específica los impactos derivados del cambio demográfico.

En anteriores reuniones, algunos de los acuerdos alcanzados fueron: promover la creación de un marco estratégico conjunto; solicitar al Gobierno de España más recursos para políticas de desarrollo rural por su carácter transversal e implicación directa en la vertebración y ordenamiento del territorio, y participar en la ponencia sobre despoblación creada en el Senado y trasladar también el debate al Congreso.

Sus objetivos ahora están puestos en la articulación de políticas sectoriales prioritarias para la incorporación de la perspectiva demográfica en ámbitos como la atención a la dependencia; el apoyo a las familias, conciliación y racionalización de horarios; oportunidades laborales para la juventud y estrategias para la retención del talento; el sistema de pensiones; el aprovechamiento de las oportunidades del medio rural para el desarrollo de proyectos de emprendimiento y autoempleo; la reivindicación del sector primario y el aprovechamiento de sus potencialidades; y la conexión de los centros educativos con su entorno. Además, y a nivel europeo, proponen impulsar un lobby apoyado en la Red Europea de Regiones con Desafíos Demográficos. 

Con el ánimo de sumar, también se presenta la red SSPA, un lobby europeo, nacido de la unión de la Confederación de Empresarios de Teruel (Ceoe Teruel), la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (Foes) y la Confederación de Empresarios de Cuenca (Ceoe-Cepyme Cuenca).

Desde sus inicios, la red SSPA trabaja para conseguir un cambio en las políticas de desarrollo territorial que contribuyan a revertir el grave proceso de despoblación, envejecimiento y fragilidad demográfica y económica que amenaza a buena parte de los territorios rurales y de montaña del Sur de Europa.

Su propósito es que, a partir de 2020 y coincidiendo con el nuevo periodo de programación de los Fondos Europeos, tanto la UE como sus estados miembro, impulsen políticas y medidas legislativas concretas específicamente diseñadas para revertir el deterioro demográfico y socioeconómico que sufren los territorios rurales menos poblados de Europa.

Desde la Red SSPA consideran imprescindible llevar a cabo una revisión de la propia concepción del desarrollo rural. En su opinión, los planes de desarrollo rural son ineficaces frente a la despoblación porque solo tienen como referente básico al sector primario, que es incapaz de generar por sí mismo la riqueza necesaria para poder mantener a la población rural o dar oportunidades laborales y empresariales a nuevos pobladores.

Es por ello que, para retener y atraer población, es necesario implementar: las infraestructuras, equipamientos y suministros esenciales en condiciones asequibles; una oferta de vivienda asequible y de calidad; disponibilidad de servicios básicos para la población (educación, sanidad, asistencia social); conectividad –banda ancha de internet, telefonía móvil-–, comunicaciones y movilidad adecuadas; un marco normativo consecuente con las realidades y necesidades del medio rural; capacidad de emprendimiento a través de las oportunidades e incentivos apropiados; y disponibilidad de trabajadores cualificados y oferta de oportunidades laborales.

Esa apuesta por el desarrollo integral bajo un prisma holístico es el que explica el éxito en la recuperación de la población de las Tierras Altas de Escocia, que es la experiencia exitosa que vertebra el trabajo de la red.

Si recordamos lo dicho por los agentes implicados en este reportaje, las coincidencias para solucionar esta sangría son abrumadoras. Ahora solo falta que se materialicen para que España se aleje de ese desierto demográfico que nos amenaza.

>> Nueva plataforma para aglutinar a todos los sectores afectados.


>> Las Highlands de Escocia, fuente de inspiración.


>> Ideas sociales innovadoras para no desaparecer.


>> Viaje literario de Paco Cerdá a la ‘Nada demográfica’.


>> Entrevista a Sara Bianchi, coordinadora de la red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa Southern Sparsely Populated Areas, SSPA).


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal