Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:12:33Martes, 12 de Noviembre de 2019
Atrás

¿Qué pueden hacer las aplicaciones móviles por las personas mayores?

El smartphone es el dispositivo más utilizado por los senior y las app son el software de moda en el que ya invierten más de 40 horas al mes. ¿Qué tipo de programas se adaptan al colectivo? Hablamos de su oferta, su fiabilidad y su seguridad

Horacio R. Maseda 08-11-2019

COMPARTIR
Las aplicaciones móviles se han instalado (y nunca mejor dicho) en nuestras vidas. Según el último ‘Informe sobre el estado de las app en España 2015’, elaborado por la plataforma The App Date, la península registra a 27,7 millones de usuarios activos de estas aplicaciones móviles, con más de 3,8 millones de descargas diarias. La importancia que adquieren en nuestro teléfono queda patente en un dato revelador: el 89% del tiempo que invertimos en el móvil es para usar alguna app.

Se trata, por tanto, de uno de los software en auge del panorama tecnológico y, como tal, está captando a un amplio perfil de usuarios, entre los que también se encuentran las personas mayores. Pese a que la brecha tecnológica todavía está ralentizando su entrada, un 12% del total de usuarios de aplicaciones móviles ya tiene más de 55 años, una cifra que sigue en aumento año tras año. Estos números hacen que, cada vez, sea más habitual encontrar aplicaciones adaptadas a las necesidades del colectivo senior, ya sea para facilitar tareas que tengan que ver con la salud o para mejorar el ocio o la comunicación con los demás. 

Otra encuesta sobre equipamiento y uso de las TIC elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015, concluyó que el 78,6% de las personas, de entre 65 y 74 años, habían usado el teléfono móvil en los últimos tres meses. Además, el smartphone es el dispositivo más usado por los mayores de 64 años (81,9%), y dedican a sus app más de 40 horas al mes. 

Según Nazaret Martínez Heredia, del departamento de Pedagogía de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada, el perfil del mayor interesado en TIC es “una persona preocupada por estar en constante formación y preocupación por comunicarse, trabajar o distraerse. Una persona que pone de manifiesto la importancia de una educación a lo largo de vida para insertarse en este contexto de auge tecnológico”. Este ‘retrato robot’ del mayor interesado en la tecnología, subraya Martínez Heredia, usa el smartphone para “la búsqueda de información, las actividades académicas, la lectura de prensa, las redes sociales y, también, la navegación sin ningún propósito específico”. Es decir, los senior “destacan la importancia de estar ‘actualizados’ y de contactar con la familia y los amigos”, además de “utilizar plataformas de educación, sobre todo si se encuentran matriculados en programas formativos, como puede ser la Universidad de Mayores”, asegura la experta. 

En este sentido, actividades como las que proponen campus como el de la Universitas Senioribus CEU, de Madrid, son una puerta de entrada y aprendizaje tecnológico. Allí, por ejemplo, se han impartido varios seminarios sobre los nuevos teléfonos móviles y sus aplicaciones, y María García-Carrillo, directora del centro, explica que la mayoría de las personas mayores “valoran muy positivamente este dispositivo. El 93% de nuestros ya más de 1.200 alumnos matriculados para el próximo curso nos ha indicado un email de contacto. Esto no quiere decir que todos ellos dispongan de smarthphone, pero sí que es probable que un alto porcentaje de ellos lo maneje”.

¿CÓMO PUEDEN LAS APP MEJORAR LA VIDA DE LOS SENIOR?
García Carrillo señala que este tipo de software posibilita a las personas mayores “el estar conectado con cualquiera (familia, amigos, médicos…) en todo momento y desde cualquier lugar”. Para la directora de la Universitas Senioribus CEU, su utilidad es casi infinita, “y no digamos, en los casos en los que haya falta de movilidad o una indisposición por temas de salud. En esos casos, el smarthphone ‘te da la vida’ porque te permite estar conectado con el mundo desde tu lugar de residencia”.

Lo cierto es que las tiendas online comercializan miles de app y muchas de ellas tienen como público objetivo a las personas mayores. Aplicaciones como Simple Senior Phone, Necta Launcher o Help Launcher, por ejemplo, tienen en cuenta un aspecto tan básico como la adaptación de la estética del móvil a una persona de edad avanzada. Es decir, instalando este software, la interfaz se vuelve más amigable, con botones más grandes y versiones propias para ajustar más rápidamente aspectos como la conexión Wi-Fi, la alarma, o la iluminación de la pantalla. Este tipo de aplicaciones son también recomendables para personas con una capacidad visual reducida, problemas de visión o incluso ceguera.

En esta misma línea, existen otras aplicaciones que adaptan sus características sonoras  para mitigar determinadas barreras que puede ocasionar la sordera. Ultimate Volume Booster, por ejemplo, aumenta el audio de las notificaciones, los tonos de llamada o las alarmas entre un 30% y un 40%, y con solo un toque en la pantalla.

Por otro lado, y aunque no se trata de una aplicación solamente dirigida al colectivo senior, con Storytel el usuario puede escuchar audiolibros desde su smartphone o tablet, una opción ideal para evitar dañar la vista con lecturas muy prolongadas en el tiempo. 

Según Martínez Heredia, las aplicaciones proponen soluciones para “la integración generacional, así como para la mejora de los canales de comunicación dentro de la etapa de envejecimiento”. También, prosigue la experta de la Universidad de Granada, se desarrollan “diversos programas de formación y aprendizaje para mejorar la capacidad cognitiva o incluso la calidad de vida”. Existen miles de aplicaciones que se centran en la mejora de las funciones cognitivas, con ejercicios que mantienen despierta la mente de sus usuarios. Entre ellas, destacan algunas como NeuroNation, programa diseñado por neurocientíficos compuesto por 23 ejercicios orientados a mejorar la concentración, la memoria y la inteligencia. Otra app exitosa –con 70 millones de usuarios en todo el mundo– es Lumosity, también testada científicamente y compuesta por más de 25 juegos y un programa de entrenamiento diario.

Los senior son también el público objetivo de las redes sociales orientadas hacia la búsqueda de amistad o pareja. Los chats y citas online entre personas mayores son cada vez más habituales y una tendencia en cuanto a aplicaciones especializadas. Entre ellas, destaca Senior People Mingle, dirigida a los mayores de 50 años que tienen la intención de conocer a alguien para una relación romántica, de amor o amistosa. Y para ello, permite al usuario compartir audios, vídeos y fotos, entrar en chats grupales y enviar mensajes de texto privados. 

En una línea similar está Ourtime, creada por Meetic, y también dirigida a mayores de 50, en la que el usuario se crea un perfil y conoces a otras personas a través de sus intereses y aficiones.

LAS APLICACIONES HEALTHTECH
Una de las tendencias que se observan desde hace años es que las nuevas tecnologías se están poniendo al servicio de la salud. Muchas aplicaciones que hoy en día utilizan las personas mayores se enfocan en este sentido, reduciendo costes y mejorando las prestaciones. Pero, ¿de qué manera pueden las aplicaciones HealthTech mejorar la vida del colectivo senior? Según Pablo Rodríguez Canfranc, economista y responsable del área de Cultura Digital de Fundación Telefónica, “ya es una realidad la posibilidad de registrar, almacenar y transmitir información sobre la salud de las personas a través de app instaladas en móviles o en dispositivos wearables. Ya existen experiencias relacionadas con el seguimiento y la monitorización de enfermedades gracias a dispositivos que porta el paciente”.

Igualmente, Jordi Esquirol i Caussa, doctor del Centro Médico Teknon, explica que “las aplicaciones de salud bien diseñadas, bien indicadas y bien utilizadas pueden ser muy útiles para las personas, en especial para las de más edad”. Sobre todo, añade Esquirol i Caussa, “a la hora de ofrecer informaciones de salud y autocuidados a los usuarios de una manera fiable, con lenguaje comprensible y basadas en la evidencia científica”. 

Así, tanto en la App Store de iOS como en Google Play de Android –los dos principales sistemas operativos–, contamos con aplicaciones prácticas como podría ser el Recordatorio de Medicamentos y Pastillas: Medisafe, con el que, a través de unos sencillos pasos, el usuario puede agregar un medicamento, recibir recordatorios para su toma y poner alarmas para cada pastilla y realizar un seguimiento de su estado de salud.

Otra aplicación gratuita es Medicamento Accesible Plus, promovida por el Consejo General del Colegio Oficial de Farmacéuticos, la Fundación Vodafone España y la Fundación ONCE, y desarrollada por la empresa Ilunion. Se trata de una aplicación con la que se puede consultar información actualizada sobre los medicamentos con solo capturar su código de barras presente en su empaquetado habitual, y de un modo totalmente accesible para garantizar la comprensión de la misma independientemente de la diversidad funcional del usuario.

También encontramos app más específicas como DiabetiLog, con la que una persona puede ver cuatro días de sus pruebas de glucosa en sangre e ingesta de medicamentos, una aplicación diseñada específicamente para observar su evolución y comparar los datos.

Según el doctor Esquirol i Caussa, este tipo de app HealthTech “puede ser de gran ayuda para el control de enfermedades crónicas, tanto recogiendo y almacenando constantes vitales y parámetros de salud como transmitiéndolos al profesional sanitario al cargo del caso, en lo que se conoce como telemedicina”. También es de utilidad, señala, “en cuanto a la seguridad personal, detectando accidentes o caídas y alertando a un familiar, al servicio de urgencias o al equipo asistencial a cargo del paciente”. Por otro lado, y desde una perspectiva menos sanitaria, las aplicaciones pueden ayudar cuando la orientación geográfica del usuario no es perfecta, “guiándole a su destino en momentos de desorientación espacial fuera del domicilio”.

El localizador familiar Life360, por ejemplo, es un servicio preciso con el que el usuario puede ver la ubicación de sus familiares en un mapa accesible, elegir cuándo compartir su ubicación, chatear de forma individual o con todos los integrantes, recibir alertas cuando un miembro llega a un lugar o rastrear un teléfono perdido o robado.

En relación a la movilidad, también son muy útiles algunas aplicaciones como Moovit, que guía al usuario hasta su destino informándolo de todos los horarios de trenes, metro y autobuses de su ciudad –asiste a 550 millones de personas en más de 3.000 urbes–, y aportando mapas y calculando los recorridos en tiempo real para que pueda planificar su mejor ruta y medio de transporte.

Las aplicaciones no solo son útiles para el usuario mayor, también para los propios profesionales sanitarios. Según Rodríguez Canfranc, “aparte de los avances que tienen lugar en el campo de la tecnología médica, la revolución digital está abriendo nuevas opciones en la asistencia sanitaria, que implican tanto un ahorro de costes para el sistema, como una mejora de las prestaciones que recibe el paciente”. Rodríguez Canfranc pone como ejemplo “las ventajas de tener todo conectado en red, desde el centro de atención primaria, al hospital o el laboratorio, algo que permite a los profesionales acceder a los datos del paciente desde cualquier lugar”. Los dispositivos móviles ofrecen mucha versatilidad a la hora de realizar consultas de forma remota “mediante dispositivos que transmiten voz e imagen, como un ordenador, una tableta o un teléfono inteligente, e incluso que pueden enviar constantes del paciente, como el pulso o la tensión arterial”, indica Rodríguez Canfrenc que, apunta, todo esto “redunda en ahorro de tiempo y comodidad, al no haber necesidad de desplazarse hasta el centro médico y esperar turno”. 







Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal