Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  10:59:18Miércoles, 25 de Noviembre de 2020
Atrás

La digitalización del sector, una razón más para apostar por los avances de la teleasistencia

La tendencia es informatizar los procesos y la crisis ha puesto de relieve la importancia de prepararse para una salud digital

Redacción 13-11-2020

COMPARTIR
En el último informe de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el llamado ‘Plan Digital 2025. La digitalización de la sociedad española’, se propone definir una estrategia de salud digital que lidere Ministerio de Sanidad y que cuente con unos fondos específicos para su desarrollo. 

La digitalización de la salud está cada vez más asentada. Lo estamos viendo también en este nuevo contexto de crisis sanitaria, en el que aspectos infrautilizados como la videoconsulta o la teleatención son ahora cada vez más comunes en tiempos de Covid-19. “La pandemia no solo ha revolucionado el mundo, sino que a través de la tecnología hemos construido un nuevo espacio de relaciones personales, profesionales, sanitarias y sociales. Aunque la forma de afrontar este nuevo proceso ha sido muy brusca, esta nueva situación permite vislumbrar que lo digital forma parte de nuestras vidas con todo lo que ello implica”, remarca Carlos Capataz. De la misma forma que permite seguir trabajando en remoto y mejorar en la productividad, añade, “la digitalización sociosanitaria debe plantearse como un nuevo e irremediable reto tanto de las Administraciones públicas como de las organizaciones y empresas que trabajamos para mejorar la vida de las personas a través de la tecnología”.

Entre las medidas que plantean en la CEOE están el aprovechamiento de la salud digital a lo largo del proceso asistencial; orientar este nuevo modelo digital hacia la cronicidad; asegurarse de que los procedimientos de contratación pública contemplan este nuevo paradigma; crear un sistema de intercambio de información entre los diferentes sistemas asistenciales; así como formar a gestores y profesionales clínicos en salud digital.

Uno de los aprendizajes de la crisis actual es que la población, en general, y las personas mayores, en particular, demuestran tener una resiliencia por encima de las expectativas previas. Así lo cree Toni Rivero, que ante la necesidad, “nos adaptamos y hacemos uso de todo aquello que nos pueda ser de ayuda”. Después de la finalización del confinamiento de marzo y abril, el investigador cuenta que realizaron una encuesta sobre videollamadas a más de 400 personas mayores que son usuarias de la teleasistencia en Barcelona y el resto de los municipios de 20.000 y más habitantes. “Casi la mitad de estas personas nos dijo que había realizado videollamadas durante el confinamiento. La gran mayoría con sus hijos y nietos, pero una cuarta parte con sus amistades. En cambio, las videollamadas no se realizaron ni con servicios sociales, ni sanitarios, ni con voluntarios”, lamenta Rivero.

Para el investigador, “durante el confinamiento, los servicios sociales y sanitarios perdieron la oportunidad de contar con la imagen para poder detectar situaciones de riesgo, pero también para ofrecer mayor cercanía a las personas mayores o incluso ofrecer actividades socioculturales para evitar la soledad y promover el envejecimiento activo en el domicilio. Por desgracia, a día de hoy, y a pesar de lo que se presagia, los servicios sociales y sanitarios poco han cambiado”.

Pese a la clara tendencia hacia informatizar todos los procesos, ¿está preparada España para esta nueva salud digital? Tecnológicamente, asegura Santiago Gil, es un tema resuelto. “La teleatención sociosanitaria, integrando las áreas de salud y atención social, tiene retos relacionados con la necesidad de cambios en la organización administrativa para unir ambas competencias. El equipamiento es un monto importante, pero, no nos engañemos, lo principal será invertir en recursos humanos”. El experto de TecnoAccesible opina que si, en la actualidad, la atención primaria ya está saturada, “no sería factible añadir tareas adicionales a los profesionales de estos centros sin incrementar sus recursos. la teleatención sociosanitaria es importantísima para el seguimiento de pacientes crónicos, descongestionando así centros de salud y hospitales, y también es una herramienta al servicio de la medicina preventiva”. 

En el futuro a medio plazo, una vez superada esta pandemia, “las posibilidades de vivir otra deberían ser remotas”. Pero si ocurriera en un futuro, indica Gil, “ya con un robusto servicio de teleatención sanitaria implantado y con la población mayor instruida para acceder a los servicios por teléfono o telemáticamente, es de suponer que la presión sobre la atención primaria presencial sería menor. La tecnología solo es una ayuda que puede reducir algo su impacto; lo fundamental es un dimensionamiento suficiente del personal administrativo y sanitario que atienda a los pacientes, ya sea telemática o presencialmente”.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal