Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  10:29:20Miércoles, 25 de Noviembre de 2020
Atrás

‘Los servicios de teleatención social y sanitaria deberían fusionarse’

La relación entre los servicios sociales y los sanitarios, y la necesidad de que exista una mayor coordinación e integración entre sus servicios, es un debate recurrente en los últimos años.

Redacción 13-11-2020

COMPARTIR
En el caso de la teleasistencia, numerosas voces aseguran que la armonización entre los servicios sociales y los sanitarios mejoraría su eficiencia y agilizaría su instalación en los hogares. 

“Llevamos muchos años hablando del espacio sociosanitario, pero son dos realidades que caminan en paralelo y, de vez en cuando, se encuentran. No se entiende que el mundo de la tecnología, la información social, sanitaria, educativa... de una persona no esté integrada y se siga manejando desde diferentes áreas como si en cada una fueran personas distintas”, explica Capataz. Para el director de Servicios Tecnológicos Digitales de Cruz Roja está demostrada la eficacia de la teleasistencia, con propuestas avanzadas que incluyen la monitorización de parámetros de la salud (temperatura, peso, tensión arterial, oxígeno en sangre…) y la detección de situaciones de riesgo, pero “si además esta información estuviera integrada en el sistema sociosanitario, permitiría tener un mayor conocimiento de la persona, un mejor seguimiento, evitaría desplazamientos innecesarios y costosos y, consecuentemente, habría menores ingresos de pacientes y facilitaría la organización de recursos comunitarios”. Por tanto, asegura Capataz, “no es un problema de madurez tecnológica ni de adopción de ella por parte de las personas, sino de coordinación y sostenibilidad económica”.

Según Rivero, antes de que esto sea posible, “hace falta dotarse de un marco jurídico diferente que permita compartir los sistemas de información; superar la insuficiencia crónica del gasto público en estos ámbitos; y establecer normas claras de financiación de los distintos servicios en base a resultados, especialmente las derivaciones de pacientes”.La integración permitiría incorporar a la cartera de teleasistencia otras prestaciones como la telerehabilitación, el entrenamiento cognitivo o las campañas de salud, entre otras. “Dada la evolución demográfica y la fuerte presión ejercida por este sector de edad sobre la atención primaria, deberían fusionarse los servicios de teleatención social y sanitaria”, afirma Santiago Gil. 

En la actualidad, explica el experto, se está produciendo una ampliación de los servicios de teleasistencia para adecuarlos a las necesidades de los usuarios y “parece natural que la atención a las personas mayores dependientes también se ocupe de la gestión de sus necesidades sanitarias. Algunas de nivel muy básico, como el seguimiento de la medicación, ya se realizan en la teleasistencia actual, pero se trataría de incorporar el diagnóstico y el tratamiento”. Para Gil, la teleatención es ideal para atender a los enfermos crónicos, mediante dispositivos biomédicos y la videoatención”. 



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal