Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  10:38:13Jueves, 19 de Octubre de 2017
Atrás

Marianne Thyssen / Comisaria europea de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidad y Movilidad Laboral

'Necesitamos un renovado compromiso político para avanzar juntos hacia mejores condiciones de vida para todos'

La Comisión Europea presentó las bases del denominado “Pilar Europeo de Derechos Sociales” que establece 20 principios y derechos esenciales destinados a fomentar mercados de trabajo y sistemas de protección social equitativos y que funcionen correctamente

Emma Vicente / EM 17-07-2017

COMPARTIR

European Commission

European Commission

Pregunta.- ¿Qué significa para este continente la puesta en marcha del Pilar Europeo de los Derechos Sociales?

Respuesta.- El Pilar Europeo de los Derechos Sociales consta de principios y derechos que deberían allanar el camino hacia mercados de trabajo y sistemas de bienestar social justos y eficientes en Europa. Más concretamente, el pilar será una brújula que sirva de guía hacia un proceso renovado de convergencia de mejores condiciones de vida y trabajo en toda Europa. Reafirma algunos derechos que ya disfrutan los ciudadanos por toda la UE, pero también los complementamos atendiendo a las nuevas realidades del siglo XXI. Por ejemplo, hoy en día las personas son mucho más propensas a cambiar de empleo diez veces a lo largo de su carrera en comparación con hace algunas décadas. Es durante esos momentos de transición cuando las personas se encuentran en una posición más vulnerable, y necesitan ser fortalecidas y apoyadas. También debemos asegurarnos de que las personas tengan las habilidades adecuadas para el trabajo adecuado en el momento adecuado. El pilar nos ayudará a evitar una carrera hacia el fondo y fomentar una carrera hacia la cima; porque el crecimiento económico, la competitividad y el progreso social van de la mano y se refuerzan mutuamente. Esperamos conseguir apoyo al más alto nivel político y fomentar la acción a todos los niveles: europeo, nacional y regional. A nivel europeo, utilizaremos todas las herramientas que tenemos disponibles; la acción legislativa donde sea necesaria, la financiación y la evaluación comparativa.

P.- ¿Cuáles han sido los pasos anteriores hasta llegar a este documento?

R.- El año pasado, en marzo, lanzamos una amplia consulta pública. A lo largo de 2016, debatimos sobre nuestras ideas por toda Europa, con ministros, interlocutores sociales, ONG y ciudadanos. Más de 16.500 ciudadanos y organizaciones respondieron a nuestro cuestionario online. Además, recibimos y analizamos aproximadamente 200 documentos con la postura de los interesados. La consulta culminó en una conferencia de alto nivel, a la que asistieron más de 600 participantes. Sobre la base de las aportaciones recibidas, ajustamos los principios y derechos que sostienen el pilar y presentamos una versión final el 26 de abril de este año.

P.- Se articula alrededor de tres ejes. Pero centrándonos en el colectivo senior, ¿cuáles son los puntos que aluden a la protección de este segmento de la población?

R.- El Pilar solicita una pensión adecuada tanto para los trabajadores por cuenta ajena como para los trabajadores autónomos. Asimismo, las mujeres y los hombres deberían tener igualdad de oportunidades en cuanto a los derechos de pensión en la vejez. Contamos con los Estados miembros y los interlocutores sociales para poner en práctica estos derechos. Por nuestra parte, iniciamos conversaciones con los empresarios y los sindicatos sobre cómo los trabajadores pueden asegurarse de mantener los derechos de su pensión cuando cambian de empresa o de tipo de contrato o se convierten en trabajadores autónomos. En términos más generales, el pilar tiene como objetivo mejorar el acceso al mercado de trabajo, así como las condiciones del mismo y la protección social a lo largo de la vida laboral. Evidentemente, esto tendrá repercusiones positivas para los futuros pensionistas, también.

P.- En cuanto a los mayores europeos, ¿observan grandes diferencias entre los diferentes países?

R.- Junto con el Pilar de los Derechos Sociales, también lanzamos un “cuadro de indicadores sociales”. Si queremos que el Pilar sirva de marco de referencia, tenemos que ser capaces de supervisar y apoyar el progreso en los Estados miembros. Este marcador social nos ayudará a hacerlo y sus datos se utilizarán en el marco del Semestre Europeo, el ciclo anual de coordinación de la política económica europea. Un indicador de este marcador busca, por ejemplo, la adecuación de las pensiones comparando el nivel de pensiones de los 65 a 74 años, con el nivel de ingresos de los 50 a 59 años, y hay algunas diferencias de hecho.

P.- ¿Cuáles serán los beneficios de la propuesta de la Comisión sobre la introducción del “permiso” del cuidador?

R.- Nuestra sociedad está cambiando rápidamente, y uno de los mayores desafíos es la evolución demográfica. Se estima que para el año 2050, casi un tercio de los europeos tendrán 65 años o más, en comparación con uno de cada cinco en la actualidad. Esto, junto con una esperanza de vida cada vez mayor, significa que el cuidado de familiares con dependencia solo podrá aumentar. Uno de los objetivos de nuestra propuesta es hacer fácil y compatible, a los hombres y mujeres trabajadores, el cuidado de los ancianos de la familia u otros parientes que necesiten atención. Ofrecer más posibilidades para conciliar el papel del cuidador con un trabajo es especialmente crucial para la participación de las mujeres en el mercado de trabajo, ya que el colectivo femenino sigue asumiendo la mayor parte de las responsabilidades de esta atención. Y además, asumir ese papel de cuidador es también lo que justifica la mayor inactividad de las mujeres que en el caso de los hombres. Tenemos, pues, que crear más opciones para que las mujeres puedan participar en el mercado laboral, así como generar oportunidades de cuidado entre los hombres. Asegurar una compensación económica y la duración mínima del permiso es necesario para alentar también a los hombres a aceptar esta licencia por cuidados, lo que también promoverá la igualdad de género en la provisión de cuidados. En conclusión, nuestra propuesta de establecer un estándar mínimo a nivel europeo respecto al permiso de los cuidadores tiene diferentes objetivos

P.- ¿Qué significa, en concreto, esta propuesta?

R.- La propuesta sobre el permiso del cuidador es parte de nuestra iniciativa sobre el equilibrio entre trabajo y vida, que lanzamos el 26 de abril de 2017. Nos gustaría introducir cinco días de permiso de cuidador por año para los trabajadores que cuidan de familiares gravemente enfermos o dependientes. Esta licencia debe pagarse en concepto de enfermedad. Un pariente puede ser el hijo, hija, madre, padre, cónyuge o pareja civil, del cuidador. Los trabajadores con un familiar gravemente enfermo o dependiente deberían también poder solicitar condiciones de trabajo más flexibles. Estos incluyen el teletrabajo, la reducción de las horas de trabajo y horarios laborales flexibles.

P.- ¿Cómo se podrá seducir a los diferentes países, instituciones para lograr que 60 años después de la firma de los Tratados de Roma y frente a la crítica situación en la UE, se alineen en la misma dirección?

R.- Nosotros –y por ‘nosotros’ me refiero a los 28 Estados miembro de la UE– nos enfrentamos a desafíos similares. Y todos queremos evitar una carrera hacia abajo y sí fomentar una carrera hacia la cima. Para que un mercado único sin barreras entre nuestros países funcione correctamente, simplemente debemos ponernos de acuerdo sobre un conjunto de principios y derechos sociales comunes. Esto no significa que tienen que darse las mismas reglas en todas partes. La Comisión respeta las competencias de los Estados miembro. No planeamos legislar sobre todos los aspectos del Pilar. Pero necesitamos urgentemente un renovado compromiso político para avanzar juntos hacia mejores condiciones de vida y de trabajo para todos. Este es también un imperativo económico: solo si hay unas reglas comunes se podrá jugar una competición justa, es decir, solo mediante la creación de condiciones equitativas se puede tener una competencia leal. Es cierto que hay más margen de mejora en algunos Estados miembro; pero el pilar no admitiría, de ningún modo, un retroceso en el caso de los Estados miembro que ya tienen un arraigado desarrollo laboral y social.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal