Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  09:31:15Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
Atrás

Ana Lima / Presidenta del Consejo General del Trabajo Social (CGTS)

'Hay que reconocer los servicios sociales como un derecho fundamental'

Entrevistamos a Ana Lima con motivo del XIII Congreso Estatal de Trabajo Social, que se celebra del 19 al 21 de octubre, en Mérida

Horacio R. Maseda 11-10-2017

COMPARTIR

Pregunta.- El XIII Congreso Estatal de Trabajo Social tiene como lema “Construyendo comunidades sostenibles: dilemas y retos”. ¿Cuáles son los nuevos desafíos de los trabajadores sociales?

Respuesta.- Desde el trabajo social podemos contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que marca la ONU, además nuestra agenda de desarrollo y trabajo social lo considera uno de los pilares a trabajar durante los próximos dos años. Se trata de analizar la situación internacional y ver cómo, desde los distintos ámbitos de actuación, podemos trabajar en el camino hacía el bienestar, la justicia, la paz y la solidaridad. Porque la felicidad de las personas no solo se mide por el Producto Interior Bruto (PIB). Es importante avanzar. Según el último informe 2017 del Observatorio de la Sostenibilidad, España ha escalado cinco puestos en el ránking, pero ha retrocedido en cuanto a igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, pobreza y trabajo decente. A nivel europeo, estamos participando en la construcción del Pilar Europeo de Derechos Sociales, que contiene dos ejes basados en el empleo y la protección social, y en la elaboración del Libro Blanco del futuro de Europa. Queremos redimensionar la cuestión social desde la mirada de nuestra profesión, ya que existen muchas tensiones que dan paso a la renacionalización de las fronteras, los populismos, los brotes de xenofobia y los nacionalismos extremos. Sin embargo, la globalización nos requiere estar más preparados que nunca para abordar el impacto de la era de la robótica en el empleo posfordista, de ahí las voces que reivindican una renta básica universal y la necesidad de centrar el trabajo social en la inclusión y la cohesión social y no solo poner énfasis en el empleo como elemento integrador. El trabajo social tiene el reto de transformar la sociedad, haciéndola más igualitaria y equitativa, y el cumplimiento de los Derechos Humanos. Eso nos lleva a tener que conjugar cuestiones que tienen que ver con la atención que procuramos en nuestro día a día, vinculadas a la ética del cuidado, con otras cuestiones vinculadas a la mirada crítica desde la ética de la justicia social. También es importante recuperar la dimensión comunitaria desde una perspectiva integral: tener a las personas en el centro de la intervención, pero sin olvidarnos de la interacción con el medio. Por ello tenemos que estar preparadas para abordar la complejidad y eso no se logra solo con instrumentos o herramientas, sino con una actitud crítica y una mirada que cuestione los sistemas que generan la desigualdad social, como son el capitalismo, el patriarcado y el colonialismo.

P.- El congreso contará con ponentes internacionales de gran prestigio como Christian Felber, Sami Naïr o Teresa Matus. ¿Qué temas principales se tratarán en las conferencias?

R.- La búsqueda del equilibrio entre el desarrollo humano y el económico será una pauta común en las ponencias, así como la sostenibilidad. Teresa Matus hablará de innovación social, haciendo hincapié en la importancia de los sistemas de planificación y evaluación de las políticas sociales. Por su parte, Christian Felber hablará de la importancia de que las entidades apliquen la filosofía y los métodos del bien común, que vayan más allá de tener como objetivo la ganancia económica y se aplique un sistema de indicadores que les lleve al bien común, en clave de desarrollo humano. Y Sami Naïr tratará sobre la crisis humanitaria de los refugiados y planteará el reto de los movimientos migratorios por causa de cuestiones de medio ambiente. Por otro lado, habrá ponentes internacionales en las conferencias y mesas de los ejes temáticos del congreso, que son movimientos ciudadanos, infancia y adolescencia, redes de ciudades solidarias, emprendimiento social, innovación social, género e igualdad de oportunidades, ética, redes, enfermedades raras, el final de la vida, trabajo social con grupos, emergencias sociales etcétera. Además, habrá otras actividades como exposiciones, talleres y un foro político donde se tratarán temas de actualidad en las políticas sociales de los distintos territorios.

P.- En los tres días que se desarrollará el congreso, se organizarán varias mesas redondas y talleres, así como las comunicaciones de los profesionales. ¿Esperan repetir la asistencia de la anterior edición en Málaga?

R.- Se han presentado más de 500 comunicaciones y ya se han matriculado 1.200 congresistas de unos 20 países y cerraremos el aforo en breve. Se han superado las expectativas, pero hay que tener en cuenta que se trata esta vez de un congreso internacional.

P.- Uno de los temas a tratar es el de la construcción de un nuevo modelo de servicios sociales. ¿Cuáles cree que deberían ser las bases de ese nuevo modelo?

R.- Desde la profesión del trabajo social hemos contribuido históricamente con la construcción del sistema publico de servicios sociales, el cuarto pilar de bienestar social que se empezó a crear en España desde los 70, con un marcado carácter descentralizado y municipalista. Creemos que hay que reformar la Constitución para reconocer los servicios sociales como un derecho fundamental. Actualmente, más del 80% de los trabajadores sociales ejercen su actividad en este ámbito. Nuestra apuesta histórica es conseguir la universalización total del sistema como un sistema de derechos y en esa línea se ha caminado, aunque no con el éxito que nosotros hubiésemos querido. Aunque se ha avanzado mucho en el reconocimiento de derechos en la historia de la acción social, no se ha conseguido aún el objetivo que se perseguía, además existen muchas diferencias territoriales. Consideramos que existen cuestiones que mejorar y otras que reformular en este sistema para dar respuesta a las nuevas y viejas necesidades sociales. Por ello hemos iniciado esta acción, donde participan expertos en servicios sociales de distintos territorios en España y, además, se incluye el ámbito europeo. Queremos hacer una propuesta como profesión sobre un nuevo modelo de servicios sociales con una base de cuatro ejes. Estos ejes se desarrollaran en torno al objeto y objetivos del sistema público de servicios sociales, la estructura y los derechos subjetivos. Asimismo, es importante articular los servicios y prestaciones, la cobertura, competencias, financiación y la relación con otros sistemas, el tercer sector y la iniciativa privada. Finalmente, es conveniente, también, tratar cuestiones referentes a los equipos profesionales, las ratios y la profesión de referencia.

P.- Este año, y de forma paralela, también se organiza el I Congreso Iberoamericano de Trabajo Social. ¿Qué nuevas tendencias existen en cuanto a los estudios de Trabajo Social a nivel internacional?

R.- Es importante que estrechemos lazos con Latinoamérica y el Caribe para enriquecernos mutuamente. El trabajo social latinoamericano está pasando por un buen momento y tienen experiencias muy inspiradoras. A nivel internacional son estudios universitarios superiores, en Europa, desde la aplicación del Plan Bolonia existe una homogeneización en el espacio europeo de los grados de trabajo social donde se tiene el máximo nivel de educación.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal