Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  21:06:53Sábado, 16 de Enero de 2021
Atrás

Manuel Monteserín / Presidente de Asispa

'En una realidad compleja y cambiante como la que vivimos, tenemos el reto de seguir siendo nosotros mismos'

Hace apenas dos meses, Asispa eligió a Manuel Monteserín como nuevo presidente, que llega para liderar la entidad en un momento complicado para el sector sociosanitario. Monteserín nos concede una entrevista para explicar cómo ha sido la adaptación a la nueva realidad y repasar cuáles serán sus planes de futuro a corto plazo

18-12-2020

COMPARTIR

Pregunta.- Lleva dentro de Asispa desde 1992 y acaba de ser nombrado como nuevo presidente de la entidad. En este contexto de crisis sociosanitaria provocada por la Covid-19, ¿cuáles serán sus prioridades a corto y medio plazo?

Respuesta.- En estos momentos, considero prioritario estar cerca de los profesionales de Asispa y transmitirles el reconocimiento y el apoyo de la Junta Directiva y el mío propio, por la inmensa labor que han realizado desde que comenzó la pandemia. Es momento de recuperarnos anímica y emocionalmente del esfuerzo realizado, y rearmarnos para afrontar lo que aún queda por delante.

P.- Asispa cumple 40 años. Lo que comenzó como un pequeño grupo de técnicos y voluntarios se ha convertido en una entidad que, solo el año pasado, facturó algo más de 100 millones de euros. ¿Cómo perciben la evolución de la entidad?

R.- Asispa ya ha cumplido 40 años desde su creación y, sin duda, a fecha de hoy, es una entidad que ha alcanzado la madurez. Durante su proceso de crecimiento, ha incorporado nuevos servicios y prestaciones y, también, ha atendido a nuevos colectivos, una entidad atenta siempre a las necesidades reales de las personas y desde el máximo respeto a su individualidad. Una filosofía que ha estado presente en Asispa desde sus inicios y que ha sido la característica diferenciadora de nuestra entidad.

P.- La pandemia está teniendo una especial incidencia en los mayores, y ha terminado por afectar a las residencias, centros de día y servicios de atención a domicilio. ¿Cómo se está adaptando Asispa a esta nueva situación?

R.- La pandemia ha planteado un nuevo reto de gestión para todos los y las profesionales de la entidad: la implantación de los protocolos de las diferentes Administraciones públicas (sanitarias y de servicios sociales) para intentar frenar la pandemia y minimizar sus efectos, sin perder la perspectiva en el trato individualizado con las personas que atendemos. El servicio de Prevención de Asispa ha realizado un gran esfuerzo para integrar los procedimientos establecidos por las Administraciones públicas con los protocolos de atención implantados en los diferentes servicios y, para conseguirlo, ha sido clave la profesionalidad de los y las trabajadoras de la entidad, que, apartando el miedo y la incertidumbre por su propia salud y por la de sus familiares, han seguido desempeñando una atención personal, de calidad y añadiendo un plus de humanidad en una situación muy complicada, de gran aislamiento para las personas mayores y para las que tienen algún tipo de dependencia. El equipo humano de Asispa es, sin duda, el mayor valor que tiene la entidad.

P.- Desde distintas patronales se ha denunciado la imagen negativa que se está dando de las residencias durante la pandemia. ¿Cree que estas críticas pueden pasarle factura al sector?

R.- Hemos visto cómo el foco mediático no se ha fijado lo suficiente en el sobreesfuerzo que los profesionales y las entidades como la nuestra hemos hecho en la protección de los mayores, en la elaboración y puesta en marcha de planes de contingencias en continua adaptación y en la protección de los y las trabajadoras, haciendo un esfuerzo económico muy importante para facilitar los EPI, por encima de lo que en cada momento establecían las diferentes Administraciones. Las críticas que se han hecho, sin duda, afectan al sector sociosanitario, que ya está sufriendo las consecuencias. E inevitablemente afectan a la relación de confianza que necesariamente debe haber entre los familiares de los residentes y los profesionales de los centros. Para facilitar esa confianza, los centros gestionados por Asispa siempre han tenido libertad plena de horarios de visita, de forma que la presencia de las familias en los centros ha sido una constante. Para tratar de minimizar el impacto de las restricciones de visitas impuestas por los requerimientos de seguridad sanitaria derivados de la pandemia, en nuestros centros, en línea con nuestra filosofía, se ha incidido mucho en potenciar la comunicación con las familias de la forma más transparente posible, manteniendo el esfuerzo por seguir favoreciendo los vínculos afectivos entre familias y residentes, y facilitando, para ello, la información de forma asidua, con ayuda principalmente de la tecnología (las videollamadas se han incorporado a la dinámica habitual de los centros).

P.- Uno de los servicios más relevantes de Asispa es el de la teleasistencia, con el que atendieron el año pasado a cerca de 48.000 personas. ¿Cómo está evolucionando este recurso? ¿Cree que se convertirá en una tendencia?

R.- Es un servicio desarrollado sobre una base tecnológica y esa característica le coloca habitualmente en una situación muy favorable para incorporar todas las ventajas y posibilidades que la tecnología ofrece. La incorporación de los equipos digitales está contribuyendo a una teleasistencia más segura, más inclusiva y versátil, si bien el factor clave sigue siendo el equipo humano que “al otro lado de la línea”, ofrece compañía, apoyo y tranquilidad en tiempos en los que la soledad y la incertidumbre se han incrementado, manteniendo la cercanía desde la distancia impuesta por la pandemia, que ha convertido el contacto presencial en un factor de riesgo en sí mismo.

P.- Desde 2007 desarrollan un programa de rehabilitación de viviendas de personas mayores en colaboración con la ONG Cooperación Internacional. ¿Hasta qué punto es importante este tipo de proyectos intergeneracionales?

R.- Son experiencias que favorecen la solidaridad y el aprendizaje recíproco entre generaciones diferentes. Resulta emocionante percibir las dinámicas de comprensión, colaboración y cercanía que surgen durante estos proyectos entre las personas mayores y las personas jóvenes que comparten tiempo y actividades.

P.- Dentro de su organigrama, Asispa tiene una sección dedicada por entero a la formación y capacitación. En 2019 realizaron 99 cursos y formaron a más de 4.000 trabajadores. ¿Se ha ampliado la oferta online este año?

R.- La formación en Asispa ha sufrido en estos meses un giro importante. Anteriormente, la formación presencial suponía más del 60% de los cursos del Plan de Formación y, durante 2020, hemos tenido que reconvertirla y dirigirla hacia modalidades de formación online. La ampliación de la oferta de formación online se ha visto reforzada extraordinariamente con la creación del Aula Virtual de Asispa, que en la práctica puede ser considerada como formación presencial desarrollada en un entorno digital, al crearse espacios de aprendizaje donde el profesor y alumno interactúan, de forma concurrente y en tiempo real, a través de videoconferencias y otras herramientas. Toda una transformación digital que pone de relieve el compromiso de Asispa por dar cobertura e impulsar la formación de los profesionales del sector. El Aula Virtual de Asispa ha sido de hecho la metodología principal utilizada para impartir el ‘Certificado de profesionalidad de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales’, cuyas primeras convocatorias de este año quedaron interrumpidas por el confinamiento y pudieron reanudarse gracias al Aula Virtual, a través de la cual se han iniciado desde julio, otras cinco ediciones nuevas.

P.- La entidad cuenta con una fundación con más de 16 años de experiencia, que desarrolla actividades relacionadas con diversos colectivos desfavorecidos. ¿Qué nuevos proyectos destacaría de los que prevén iniciar próximamente?

R.- La Fundación Asispa está desarrollando todo tipo de actuaciones en el ámbito público y privado con dos objetivos importantes: por un lado, mejorar la calidad de vida de las personas y colectivos más vulnerables, los alojamientos temporales para familias en situación de extrema necesidad y para personas sin hogar, el apoyo a programas municipales para paliar la soledad no deseada y la participación ciudadana y voluntariado, muy activo y muy necesario en estos tiempos. Por otro lado, ponemos el foco en el desarrollo de servicios innovadores en materia de formación y gestión grupal, inteligencia emocional, igualdad y género, familia e infancia, entre otros.

P.- ¿Qué retos tiene por delante Asispa los próximos años?

R.- Junto a los desafíos que una realidad compleja y cambiante como la que vivimos plantea a cualquier organización, nosotros tenemos el reto de seguir siendo nosotros mismos, fieles a nuestra filosofía de entidad social con vocación de servicio, dentro de un sector de servicios sociales cada día más competitivo.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal