Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  14:12:07Jueves, 18 de Julio de 2019
Atrás

Loren González / Coordinador del año temático 2019 de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, (FELGTB)

'En España, dada la situación social y política de los últimos 50 años, no hemos tenido referentes de mayores LGTBI'

La FELGTB dedica 2019 a las personas mayores LGTBI bajo el título ‘Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!’. De esto nos habla su coordinador, Loren González

Horacio R. Maseda / EM 12-06-2019

COMPARTIR

Pregunta.- ¿Cuál es la principal reivindicación de este año temático?

Respuesta.- Este año estamos trabajando en una doble vertiente, por un lado, las personas mayores LGTBI y, por otro, la memoria histórica. Como reivindicaciones, estamos realizando una investigación en torno a la realidad de estas personas mayores LGTBI, porque sí que es cierto que no se ha investigado lo suficiente sobre la orientación sexual e identidad de género del colectivo senior. También estamos llevando a cabo un trabajo para recuperar la documentación y la historia que ha sido silenciada. Esos serían los dos ejes fundamentales de este 2019.

P.- ¿Por qué los mayores LGTBI parecen tener una menor visibilidad? ¿Se ignora que este colectivo tenga también una sexualidad activa?

R.- Nos encontramos con varios factores. En España, dada la situación social y política de los últimos 50 años, no hemos tenido referentes de personas mayores LGTBI. Eso no significa que no los hubiera, pero estamos empezando a encontrarlos ahora. Hay que tener en cuenta que, hasta hace poco, este colectivo senior LGTBI no tenía visibilidad y eso significa que su realidad no se ha podido estudiar.

P.- Denuncian que muchos mayores LGTBI, que vivieron años atrás reprimidos, tienen ahora que volver al ‘armario’ por miedo a la no aceptación en las residencias. ¿Es un problema muy extendido?

R.- Por norma general, nos estamos encontrando con numerosos casos de reocultamiento de la orientación sexual y de la identidad de género cuando se ingresa en las residencias. Son personas que tienen entre 60 y 70 años que van a convivir con personas de su misma edad, pero con una carga homófoba y tránsfoba que es bastante elevada, y que es muy difícil hacerles cambiar de opinión. Por lo tanto, cuando deciden ingresar en algún centro, las personas mayores se meten de nuevo en el ‘armario’ como una forma de protección.

P.- ¿Qué soluciones a corto y largo plazo creen que son necesarias para evitar estos casos de LGTBfobia en las residencias?

R.- Fundamentalmente, la solución pasa por la formación de todo el personal que trabaja en las residencias. En general, aunque se trabajan con ellos muchísimos aspectos, todo lo relativo a la sexualidad no se ha abordado mucho y lo poco que se ha hecho ha sido siempre desde una perspectiva heterosexual. Y, desde luego, tampoco se ha trabajado nada todo lo que tiene que ver con la identidad de género y las personas trans. De forma paralela a esta formación a los trabajadores son necesarias, también, que se hagan actividades de sensibilización en los centros residenciales.

P.- ¿De qué otros delitos de odio o discriminación hacia el colectivo senior LGTB tienen constancia?

R.- El año pasado publicamos el informe ‘La Cara Oculta de la Violencia hacia el Colectivo LGTBI’, y uno de los ejes en el que nos centramos era en todo aquello de lo que no tenemos datos. Nos dimos cuenta de que los perfiles son siempre los mismos. Sabemos que existen otros delitos de odio y discriminación, pero uno de los puntos con los que nos encontramos es que las personas mayores LGTBI no denuncian –o lo hacen muy poco– y, en parte, es por la inseguridad que tienen como colectivo. Por la inseguridad y la desprotección que sienten a la hora de poner la denuncia. Este colectivo relativiza mucho lo que les sucede e incluso, a veces, interiorizan que lo que les está pasando es normal: siempre lo han vivido y ahora que son mayores ya lo han interiorizado y no tienen ni fuerzas ni ganas de denunciarlo. Hay que hacer autocrítica, porque las organizaciones LGTBI hemos estado, en muchas ocasiones, más pendientes de lo urgente (delitos de odio que se denunciaban o los casos de bullying en los centros educativos…) y menos de estos casos que son también muy importantes y que no los hemos atendido.

P.- La presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, declaró que “el 85% de las personas trans sigue sin poder acceder a un puesto de trabajo ni, por tanto, podrá acceder a una pensión en edad de jubilación”.¿Estamos lejos de la igualdad de derechos efectiva?

R.- Sí, estamos muy lejos y, como comentas, contamos con muchas personas en especial situación de vulnerabilidad como son las personas trans, los mayores, los migrantes… Además, puede que un individuo sea todo esto a la vez (mayor, trans y migrante), por lo que la vulnerabilidad a la que está expuesto es mucho mayor que la de, por ejemplo, un hombre blanco gay español, que lo tendrá algo más fácil.

P.- Tras las recientes elecciones generales del 28A, las europeas, autonómicas y municipales, ¿qué reclaman desde la federación a los políticos en relación a su colectivo?

R.- Cuando hablamos de los derechos de las personas LGTBI, estamos hablando de derechos humanos. Y, por lo tanto, aquí no hay medias tintas: o se está o no se está del lado de los derechos humanos. No se puede estar a medias en este tema. No se puede decir una cosa y hacer otra. A nivel político, lo que hay que hacer es dejar establecido un marco legal claro, de ámbito estatal, como es la ley en la que venimos trabajando desde hace muchos años –y que no se ha aprobado por el adelanto electoral–. Y lo que se pretende, precisamente, con esta normativa es conseguir una igualdad legal que nos acerque a la igualdad real.

P.- ¿Cómo observan desde la federación el ascenso de partidos de ultraderecha como VOX, que han entrado recientemente en el Parlamento?

R.- La verdad, lo observamos con cierta preocupación. La ciudadanía ha conseguido frenar su avance, que no pararlo, porque ya están en las instituciones: ya están en el Parlamento andaluz y en las Cortes Generales, tanto en el Senado como en el Congreso. Nos preocupa porque es un grupo que es claramente homófobo, machista, misógino y que, además, alardea de ello. Estamos ante un discurso político que es muy difícil combatirlo.

P.- ¿Qué papel desempeñará este colectivo senior en las próximas fiestas del Orgullo LGTBI?

R.- En la federación tenemos el Festival La Culta, que lleva ya muchos años desarrollándose, y en el que hay programadas muchas actividades para las personas mayores. Estas acciones se dirigen al colectivo, pero los mayores también serán protagonistas de las acciones culturales que se lleven a cabo. Además, todos los mensajes políticos, desde el manifiesto hasta el pregón, estará dedicado al colectivo senior y a la memoria histórica.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal