Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  16:35:38Lunes, 18 de Enero de 2021
Atrás

Ignacio Fernández-Cid / Presidente de la FED

'Nosotros no podemos, ni es nuestra obligación, atender los problemas sanitarios'

Señala en presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia que "se pretendió, desde el desconocimiento, un abordaje del problema sin tener en cuenta que no somos hospitales"

M.S. / EM 14-12-2020

COMPARTIR

Pregunta.- ¿Considera que se ha aprendido alguna lección y se están modificando los protocolos en esta segunda ola o, por el contrario, cree que corremos el riesgo, en España, de volver a revivir lo sucedido hace unos meses?

Respuesta.- Resulta complicado pensar en volver a vivir lo sucedido en muchos centros. Y digo en muchos centros, porque también hubo otros muchos que resistieron sin incidencia o con muy baja incidencia, de ellos se habló muy poco. Parece evidente que todos hemos aprendido, los centros de mayores nos hemos sabido organizar y, ante un brote, estamos más formados, con las instrucciones más claras, con una previsión de EPIs en stock y, quizás lo más importante, sabiendo a lo que nos enfrentamos. Los riesgos existen, pero hemos podido analizarlos y establecer más medidas de neutralización. Un brote ahora mismo no debería tener la misma incidencia que en la primera ola y de hecho no lo está teniendo.

P.- Han insistido en que las residencias han cumplido con los protocolos que fueron estableciendo las comunidades, pero el dedo acusador sigue señalando a los centros como responsables. ¿Qué circunstancias han contribuido entonces a esta difícil situación?

R.- Generalizar incurre indudablemente en conclusiones poco elaboradas. En primer lugar, no se tuvo en ningún momento en cuenta la definición de un centro de personas mayores. Se pretendió, desde el desconocimiento, un abordaje del problema sin tener en cuenta que no somos hospitales. En segundo lugar, debemos tener en cuenta que para cumplir las indicaciones estas deben ser claras, concisas, ajustadas al entorno al que van dirigidas y, lo más importante, que no varíen de un día para otro o incluso en cuestión de horas, reflejando en ocasiones mensajes totalmente contradictorios.

P.- Los profesionales del sector sociosanitario tuvieron que enfrentarse a escenarios complicados y, sin embargo, se llegó a poner en duda su trabajo. ¿Sintieron que no se valoraban sus esfuerzos?

R.- Indudablemente. Durante la primera ola nos enfrentamos a una crisis sanitaria y a un virus gravemente infeccioso sin medios de protección y sin los recursos humanos adecuados. No debemos olvidar que los centros de mayores no son hospitales. Es más, según nuestros reglamentos de Régimen Interior está prohibido admitir a personas con enfermedades infecto contagiosas. Pues bien, a pesar de ello y ante la saturación de los hospitales, que dificultaban el traslado de nuestros residentes, tuvimos que afrontar el problema con nuestros medios, con falta de material de protección y con un personal que se entregó al máximo para salvar vidas.

P.- Esta crisis ha estigmatizado a los centros de mayores, de ahí que desde el sector se muestren unánimes para reivindicar su aportación a la sociedad. ¿Cree que es posible recobrar la confianza que, en cierta manera, se ha dañado estos meses?

R.- Claro que es posible. Se trata únicamente de que se conozca la verdad y la realidad sin interferencias ni falsedades provocadas por aquellos que intentan politizarlo todo y no dudan en faltar a la verdad para imponer sus puntos de vista. En nuestro sector atendemos a más de 380.000 personas, el 75% en residencias privadas. La mayoría de los gestores somos empresas familiares del segmento de la pequeña o mediana empresa. Empresas que sabemos que nuestro futuro depende de prestar servicios de calidad. Somos los primeros interesados en dar calidad, pero para ello necesitamos el apoyo de sanidad ante problemas sanitarios. Nosotros no podemos, ni es nuestra obligación, atender los problemas sanitarios. No obstante, ofrecemos nuestra colaboración a todas las autoridades y más cuando existen circunstancias extraordinarias.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal