Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  08:32:10Miércoles, 30 de Septiembre de 2020
Atrás

Leocadio Rodríguez Mañas / Director Científico del Ciberfes

'Se han dado algunos pasos para registrar el diagnóstico, pero hay mucho camino por recorrer'

Rodríguez Mañanas señala que "es fundamental desarrollar estructuras y procedimientos específicos, que cumplan la triple condición en la provisión de cuidados a esta población: integrales, coordinados y continuados"

M.S.Massó / EM 11-12-2019

COMPARTIR

Pregunta.- Ha aludido, en alguna ocasión, a la importancia de que España cuente con planes nacionales de atención integral a los senior. ¿Qué aspectos deberían abarcar estas estrategias?

Respuesta.- Debieran abordar tanto los aspectos preventivos, a fin de evitar o retrasar la aparición de deterioro funcional marcado (discapacidad), como los aspectos terapéuticos una vez que el deterioro funcional aparece, especialmente en las fases del deterioro funcional que precede a la discapacidad, esto es en la fase de fragilidad. Para ello, hacen falta tanto políticas comunitarias que estimulen la práctica de hábitos saludables (actividad física, nutrición adecuada), la evitación de los hábitos tóxicos y el mejor control de algunas enfermedades crónicas (diabetes, cardiopatía isquémica, artrosis, bronquitis crónica, deterioro cognitivo, insuficiencia cardíaca), como aspectos de manejo y tratamiento del proceso de discapacitación, con especial énfasis en la etapa de fragilidad. Para este último propósito es fundamental desarrollar estructuras y procedimientos específicos, que cumplan la triple condición en la provisión de cuidados a esta población: integrales, coordinados y continuados. Para ello, junto a la formación del personal implicado, la creación de nuevas estructuras es imprescindible, entre las que destacan los servicios de Geriatría hospitalarios, eslabón más deficitario en nuestro Sistema de Salud. Ninguno de los servicios hoy disponibles en nuestros hospitales puede sustituir en sus funciones a un servicio de Geriatría, un hecho avalado por los datos que maneja el propio sistema de salud, pero que no acaba de decidir a los gestores a ponerlos en marcha.

P.- El Ciberfes nació hace más de dos años con la misión de investigar en el área de fragilidad y envejecimiento saludable. ¿Qué ha supuesto el trabajo del centro en lo que a investigación sobre fragilidad se refiere?

R.- Hemos desarrollado múltiples iniciativas de investigación dentro de nuestras posibilidades. Somos el Ciber más pequeñito y, por tanto, debemos calibrar muy cuidadosamente nuestras acciones para intentar sacarle el mayor rendimiento posible a nuestro modesto presupuesto y, más importante, a nuestro capital intelectual. Por eso me gustaría destacar la consecución de tres grandes proyectos de investigación centrados en la validación de modelos de atención a ancianos. Lo destacable es que estos tres proyectos han conseguido financiación en concurrencia competitiva, uno de ellos, dentro del programa europeo Horizon 2020, y en el que somos coordinadores, y otros dos en la convocatoria nacional de la Acción Estratégica de Salud. En los tres proyectos participan muchos de los grupos de Ciberfes, lo que además les da un valor estratégico al propio Ciberfes, ya que fomenta y estructura la actividad de investigación colaborativa. El proyecto europeo intenta evaluar el escalado de un programa de atención al anciano frágil con diabetes, que se ha mostrado exitoso en otro proyecto europeo que lideramos, en Hispanoamérica. Los otros dos proyectos intentan crear, por un lado, una cohorte clínica de personas frágiles a fin de conocer sus perfiles, sus pronósticos y condicionantes y, por otro, validar la estrategia de detección y atención del anciano frágil auspiciada por el Ministerio de Sanidad y el Consejo Interterritorial de Salud con base en Atención Primaria.

P.- Uno de los grandes desafíos sigue siendo la prevención. ¿Cuál es el obstáculo a la hora de identificar el riesgo de fragilidad y adelantarse a su aparición?

R.- Medirlo. Como ya se mide de manera sistemática en otros países y sistemas de salud parecidos al nuestro, como es el caso de Inglaterra o Escocia. Por eso estamos intentando, a través de nuestra participación en el Grupo de Trabajo de Fragilidad del Ministerio de Sanidad, que se incorpore esta práctica a los programas de Atención Primaria. Ya se han dado algunos pasos que permiten registrar el diagnóstico de fragilidad, pero hay aún mucho camino por recorrer, incluyendo la validación del modelo propuesto a través del proyecto al que me refería, o el desarrollo de contactos con comunidades autónomas. Tenga en cuenta que nuestra principal tarea es generar conocimiento a través de la investigación y asesorar, en la medida en que demanden las Administraciones, los planes que quieran desarrollar. Pero el diseño de políticas, y más su implantación, queda fuera de nuestro cometido.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal